Si buscásemos un ejemplo de que es el handmade profesional, a más de uno le vendría a la cabeza Northmen. Es un proyecto que empezó hace ya algunos años, de la mano de unos jóvenes que aposaban por las herramientas tradicionales fabricadas artesanalmente. Por aquel entonces se llamaban John Neeman, nombre que desde el enero del 2017 han substituido por Northmen. ¿El motivo? Ofrecer un producto transversal que representa un estilo de vida.

Los orígenes: John Neeman

John Neeman era la marca creada por unos chicos de Letonia que sentían una gran atracción por las herramientas de toda la vida. Buscaban en museos locales y en la tradición popular aquellos instrumentos con los que sus abuelos construían las casas o elaboraban sus muebles. De ese conocimiento surge esta empresa comprometida con la idea del craftman clásico. Desde entonces, producen martillos, hachas, cuchillos de caza y de cocina, formones,… elaborados 100% a mano y siguiendo las técnicas tradicionales.

Poco a poco ampliaron su catálogo de productos, incluyendo arcos de caza, cinturones de cuero y otras herramientas de corte. Con un diseño y saber hacer admirables, John Neeman aglutinaba ya un grupo de artesanos altamente especializados. De ahí a identificarse como gremio de artesanos solo había un paso: cambiar el nombre.

herramientas carpinteria hechas a mano northmenjohn neeman taller de herramientas handmade

La filosofía de Northmen

Más allá de los productos y las técnicas, Northem presenta un trasfondo que lo diferencia claramente de otras marcas. Con su trabajo quieren mantener vivas la tradición y la artesanía que han heredado. Cada artesano trabaja desde su taller, en su propia casa. Es pues, un proceso manual, donde el artesano imprime su energía y personalidad en cada una de las piezas. De hecho, tienen su propio código, que garantiza la calidad de sus productos:

elaboracion de herramientas manuales tradicionales northem

Parte de la tradición en la que se basan es medieval. La mayoría de sus productos ya se fabricaban desde tiempos inmemoriales, pero es en la Edad Media donde ellos se inspiran para elaborar sus diseños. El hecho no es anecdótico: es un periodo donde se entremezcla la historia del país y la fantasía. De esta manera, es posible aglutinar a todos estos artesanos bajo una misma línea estética y, a su vez, despertar la simpatía de los compradores. El pasado, “donde todo era más sencillo”, funciona así como motor y reclamo.

Alta calidad en cada detalle

El hecho de elaborar todos los productos a mano permite dar un acabado único y exclusivo en cada pieza. Por ejemplo, en las herramientas con cuerpos de metal, como formones o hachas, se consigue una apariencia martilleada especial. Ello otorga una gran belleza a estas herramientas, como las hojas de los cuchillos al damasco. Cabe señalar que Northmen es la única marca del mercado que ofrece cuchillos al damasco con más de 100 capas –los japoneses no suelen pasar de 60-. Se consiguen así herramientas únicas, con un acabado muy elaborado y que podremos utilizar toda la vida.

Por el contrario, esa experiencia y calidad tiene un precio. ¿Pagarías 900€ por un cuchillo? La idea puede espantar a más de un@. Nosotros proponemos que, antes de valorar el precio, mires algunos de sus vídeos donde se explica cómo se fabrican sus productos.

Tanto en John Neeman como en Northmen se ha puesto especial esmero en la comunicación. Estamos ante un proyecto que elabora y comercializa herramientas clásicas, pero no por ello debe ceñirse a los canales tradicionales. Internet juega aquí su papel, tanto para darse a conocer como para vender. Por ello, es importante focalizar, como bien señalan, no solo en el producto sino en lo que hay detrás de él. Comprar en Northmen no es solo comprar un utensilio, es también una experiencia. De esta manera, donde algunos ven solo un cuchillo de 900€, otros verán más de una semana de duro trabajo para ofrecer algo único, donde se ha puesto todo el cariño y saber hacer.

cuchillo hecho a mano forjado northmen

Nos vemos en el próximo post 😉