Si eres de l@s que se preocupa por sus herramientas y quiere sacarles el máximo rendimiento, el post de hoy te interesa. Abordamos un cuidado básico de las herramientas de corte: el afilado de una hoja de sierra o serrucho. Os presentamos una selección de pautas y consejos a seguir para conseguir un corte limpio y rápido.

Una hoja de sierra afilada nos permitirá no solo mejorar nuestro corte, sino también evitar riesgos. Si los dientes están desgastados deberemos hacer más fuerza, requiriendo más tiempo y esfuerzo. Además, el calor y la presión generada pueden bloquear la hoja, haciendo que se parta y provoque lesiones. Por ello, es aconsejable mantener siempre la hoja limpia y afilada, preparada para ser utilizada.

consejos afilado de hoja de sierra serrucho

El afilado de una hoja de sierra: pasos a seguir

  • Colocamos la hoja de la sierra en una tenaza o tornillo de presión, con los dientes hacia arriba y sobresaliendo unos 3-5mm por encima de la mordaza. Si la hoja es larga y sobresale por los dados, podemos ayudarnos de dos listones, uno a cada lado de la hoja, para una mayor sujeción. Eso sí, los dientes de la sierra siempre deberán sobresalir lo mismo a lo largo de todo el lisón: 3-5mm.
  • Para conseguir un afilado de una hoja de sierra limpio y eficaz, es aconsejable trabajar a una altura cómoda. De esta manera, lo más común es situar la prensa a la altura del codo del que trabaja la hoja. Si sobresaliese más, nos arriesgamos a que la hoja vibre o afilemos los dientes más de lo necesario. El mango de la sierra que hemos sujetado debe estar a nuestra derecha, dejando la punta a la izquierda.
  • Una vez colocada y sujeta la hoja, empezamos a igualar los dientes. Con la ayuda de un triscador, recolocamos los dientes en el eje de la hoja, dando una mayor uniformidad hasta realizar todos los dientes. Nuestra recomendación es que empieces por los más salientes, de esta manera podrás equilibrarlos más rápido respecto los demás. Esta operación requiere mucho mimo y paciencia. Una ejecución rápida conllevaría a un mal triscado que pueda quebrar la hoja o generar un corte poco limpio (mucho serrín y una zona de madera no cortada en el centro).

Recuerda: si la sierra que vas a triscar es de contornear o es un serrucho de punta, no podrás ayudarte del triscador dado la poca anchura. En estos casos, lo mejor es sujetar la hoja con la mordaza, inclinando los dientes con un botador.

lima triangular para afilado de una hoja de sierra

  • Una vez triscados los dientes, podemos empezar el afilado de la hoja de la sierra. Para ello, necesitaremos una lima triangular que se ajuste al mismo ángulo que el diente. Con precisión, limamos de izquierda a derecha un diente tras otro (dirección al mango de la sierra).  Es importante llevar la lima con decisión, sin balanceos ni ladeos que puedan arruinar la forma del diente, usándola de atrás hacia delante. El movimiento debe ser perpendicular a la hoja y horizontal respecto el suelo.
  • Realizaremos 3 o 4 pasadas de lima, según el grado de desgaste de los dientes, sin hacer mucha presión. Las formas y dimensiones de los dientes dependerá del tipo de sierra y sus dimensiones. Por ejemplo, en una hoja de corte con dientes transversales deberemos respetar la forma, alternando la posición de la lima. En el caso de una hoja de sierra de corte al hilo, el limado será en la misma posición, respetando el grado de inclinación.

afilar-sierra-serrucho

Aunque el afilado de una hoja de sierra pueda ser fácil, requiere tiempo y dedicación. Por ello, es aconsejable seguir estos puntos. Limar antes de triscar sería un grave error, ya que el triscador desgastaría de nuevo el diente y dificultaría mucho el corte.

Nosotros lo dejamos aquí por hoy. Esperamos haberte ayudado en el afilado de una hoja de sierra o serrucho. Ante todo, debes recordar seguir los pasos. Si tienes cualquier duda, no olvides dejar tu comentario 😉

Nos vemos en el próximo post!